Recordando a nuestro amigo Néstor
TuWeb
PÁGINA DE LA FAMILIA IGNACIANA EN PANAMÁ.
Toma Señor y recibe
DIOS EN TODAS LAS COSAS
RECORDANDO Y MEDITANDO
Estas asambleas nos han servido
Galería de buenas noticias
Llamados a constituir un nuevo sujeto apostólico
Recordando a nuestro amigo Néstor
Ignacianidad convertida en proyectos
LA CONGREGACIÓN GENERAL 35
Novedades con la Congregación General 35
TALLER DE HERRAMIENTAS DE ANÁLISIS
La fiesta de San Ignacio
Un examen personal.
VIVE EL ADVIENTO CON JESÚS
HACIA LOS 40 AÑOS DE SSJ
Evaluando el caminar
VOCES DEL NOVICIADO DE LOYOLA
EL CAMINAR 2009 YA EMPEZÓ.
SEGUIMOS EN EL 2009
TODO FUE ESPECTACULAR EN ESA FIESTA. GRACIAS.
VISITA DEL PADRE GENERAL A PANAMÁ
2010: Comienzan los encuentros
60 años de jesuita del P. Luis Tadeo Ardila
HASTA SIEMPRE, ROBERTO
 
Recordando a nuestro amigo Néstor


Foto
Siempre atento a los momentos del país

Panamá, viernes 30 de junio de 2006 -La Prensa, Panamá-

PLURALISMO RELIGIOSO.

La fe no es dogmatismo
Néstor Jaén

Los temas religiosos, desde los más diversos ángulos, despiertan mucho interés en nuestro mundo actual. Los testimonios abundan. Por eso creo útil hablar hoy sobre la fe.
En el terreno humano todos tenemos algún tipo de fe, pues, de lo contrario, la sociedad sería un desastre. Esposos y esposas que nunca tuvieran fe en sus cónyuges, hijos e hijas que nunca creyeran en sus progenitores y viceversa, amigos y amigas que jamás se fiaran de sus amistades y, en general, una sociedad en la que nadie creyera en nadie... Habría una absurda falta de convivencia. Pero eso, gracias a Dios, no es así. La vida está hecha de innumerables "fiarse de" cuando se trata de personas o realidades creíbles en los distintos ámbitos. Exigir en todo pruebas, al estilo de las científicas, sería algo insoportable
En la línea que acabamos de mencionar se mueve la fe religiosa. Ella, según la Biblia, es aceptar lo que no vemos porque nos fiamos de alguien altamente creíble por sus palabras y su vida.
La fe religiosa posee ciertas características que la alejan del puro dogmatismo al que algunas personas quieren reducirla. Las señalamos, aunque sea muy brevemente.
1. La fe es un DON, un regalo que Dios da a quien con humildad tiene apertura para recibirlo. No es fruto de nuestros puños, aunque Dios toma en cuenta los esfuerzos humanos de buena voluntad.
2. La fe religiosa goza de CERTEZA, es decir que la persona verdaderamente creyente se siente firme y segura de lo que cree.
3. La verdadera fe religiosa es LIBRE porque, aunque existan instancias sociales (gobiernos o religiones) que hayan querido o quieran imponerla, tal vez lo podrán hacer a veces en lo exterior, pero no siempre dentro de la mente y el corazón de las personas que tienen en sí la capacidad de decisiones para crecer o no.
4. La fe religiosa no excluye la presencia de DUDAS, porque se trata de realidades de ordinario no evidentes a los sentidos o demostrables científicamente.
5. La fe religiosa, que no es ni ciencia ni razón, es, sin embargo RAZONABLE, aunque con sus misterios (¿y dónde no los hay?). No se trata, pues, de un absurdo mental o emotivo ya que los indicios y signos para creer son muy fuertes. Esto explica que tantos sabios, filósofos y científicos sean personas creyentes.
6. La fe en los DOGMAS, que en realidad son muy pocos, no es ninguna esclavitud sino que, como decíamos antes, es un fiarse más, en el caso cristiano, de lo que dicen Jesucristo y sus mensajes fieles que fiarse de lo que afirman algunos que, "dogmáticamente", en una gran paradoja, presentan como "evidentes" y "sin la menor duda" hechos no probados como, por ejemplo, varios de los que aparecen en el Código Da Vinci y en el Evangelio de Judas. Se critica un dogmatismo y se cae en otro.
7. La fe religiosa auténtica, y esto es lo más importante, tiene que expresarse en la JUSTICIA y en el AMOR a Dios y al prójimo, pues de lo contrario sería profundamente incoherente.
Y ahora, más allá de las características mencionadas, una breve consideración final. ¿Será legítima una fe "a la carta"? ¿Tomar del "menú religioso" lo que me gusta y dejar lo que me desagrada, por egoísmos, comodidad o superficialidad?
Obviamente no, aunque aun en ese caso podemos hablar con el Dios amigo que siempre quiere ayudarnos. Pero si elijo o niego algo por convicción profunda y ética, entonces es algo válido. Es el pluralismo religioso actual que la Iglesia respeta. Y aquí lo dejamos por hoy.

El autor es sacerdote jesuita: Néstor Jaén, -1936 - 2006